María Alejandra versus el mundo.

Esta es una obra de teatro, que con sólo diez actores en escena, evidente dinamismo y escasa utilería pero mucho esmero, en 25 minutos ofrece al espectador una síntesis en versión escénica de los anécdotas más importantes protagonizados en la vida real, por la joven líder con síndrome de Down María Alejandra Villanueva Contreras, quien también es parte de este elenco y a quien se le atribuye la importante conquista del derecho al voto del colectivo de personas con discapacidad intelectual en el Perú que a propósito de su firme reclamo ante la Asamblea General de las Naciones Unidas les fue restituido.

Víctor Barco Bando

Joven empático, 33 años, Egresado de la Escuela Nacional de Arte Dramático, se desempeña como director del Elenco de Teatro de la Universidad César Vallejo, y desde 2015 la vida lo confrontó con el desafío de trabajar con una participante con discapacidad intelectual en sus talleres. Víctor, logró ver el verdadero color, descubriendo que con su contribución, MariaAle, podía continuar su significativo activismo por los derechos de las personas con discapacidad a través de esta vocación común que ha cruzado sus caminos, (el del profesor y la discípula), el teatro. Y que él podía con los insumos provistos por MariaAle, lograr un producto promotor de cambio, no sólo en el espectador sino también en los otros participantes sin discapacidad de sus talleres.

Sobre las tablas

El pasado mes de mayo durante el festival universitario de teatro, “María Alejandra versus el mundo”, fue puesta en escena por primera vez, en el auditorio de la Universidad César Vallejo cito en la avenida Alfredo Mendiola. La respuesta del público universitario y la de los externos trascendió este auditorio y meses más tarde, la obra volvió a presentarse a pedido de quienes la disfrutaron, en el Teatro de la Asociación Cultural Peruano Japonés – Jesús María y en el auditorio de la Municipalidad Metropolitana de Lima.

MariaAle

María Alejandra, inicia siendo una adolescente su trayectoria actoral, con el recordado grupo teatral Imágenes conformado por personas con discapacidad intelectual y dirigido por la profesora Rocío Rato. Según MariaAle misma y su madre María Luz, el teatro contribuyó significativamente a que se desvanecieran poco a poco y para siempre todas las trágicas profecías de los médicos que diagnosticaron el Síndrome de Down en ella y las implicancias que tendría para sus vidas. El teatro ha sido una vitamina fenomenal, reconstituyente de su esperanza y de sus objetivos de vida. Según el joven director del elenco, MariaAle tiene una vocación natural para actuar y vive el argumento de su obra, es muy perseverante y contagia de esa perseverancia a sus compañeros de escena. Esperanza Villafuerte T.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *